Sr. Presidente: No fue un error, fue un acto de sedición

0
739

No fue un error, fue sedición

Por: Juan José Rosales Gallegos

Morelia, Michoacán a 26 de febrero de 2018.-  El evento del 24 de febrero en el Campo Marte es uno de los más importantes del ceremonial militar de nuestro país, se prepara con semanas de anticipación bajo la supervisión del Estado Mayor Presidencial (EMP) y mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA). Horas y horas de ensayos para que todo salga perfecto.

El mismo día del evento se vuelve a practicar una y otra vez cada movimiento, la formación y cadencia, el sonido de los tambores y las cornetas; se revisa el mecanismo que lleva el lábaro a lo más alto del mástil y que cada uno de los oficiales que ofrece su hombro para sostener la bandera, se muevan de forma rítmica y marcial. El acto será presenciado por las autoridades civiles más importante del país, mandos de todas las armas y por el Comandante Supremo de las fuerzas armadas. No hay lugar para un error.

Me explicó un oficial retirado, militar de alto rango, que para colgar la bandera los primeros ganchos son muy diferentes a los demás porque son los que soportan una mayor carga de peso, son más grandes y se distinguen claramente de los que se enganchan de último. Otro elemento que impide que existan errores.

A pesar de todo lo anterior, el 24 de febrero de 2018, en el Campo Marte, terreno sagrado para las fuerzas armadas, la bandera monumental fue izada al revés.

Se equivocó el presidente Enrique Peña Nieto, cuando quiso justificar este acto: “Y no importa si está al revés o al derecho, hacia atrás o hacia adelante, la Bandera es el símbolo que nos da sentido de identidad, de pertenencia, de orgullo de ser mexicanos”. En este caso no fue así, la bandera fue usada para mostrar desacuerdo y provocar un conflicto, izaron el lábaro patrio con el escudo al revés para causar daño a las instituciones que le dan soporte a este país.

El General Salvador Cienfuegos, titular de la SEDENA, debe tener muy claro que hay un grupo de oficiales dentro del ejército que se han sublevado y lo pusieron en ridículo frente a su Comandante Supremo. Fue una acción premeditada, planeada sigilosamente.

El primer motín público de una parte del ejército en el siglo XXI