Panistas se toman foto con Silvano

0
331

Por: Juan José Rosales Gallegos

Morelia, Michoacán a 11 de septiembre de 2017.- El mensaje central de Cocoa Calderón fue un llamado a recuperar la esencia de la política, que con trabajo y compromiso los políticos recobren la credibilidad y el respeto dilapidados por pequeños y grandes actos de corrupción y traición; que la forma de conducirse devuelva la fortaleza a las instituciones, “necesitamos crear lazos de confianza entre los políticos y los ciudadanos hablando con la verdad, llamando a las cosas por su nombre, con esperanza y trabajo”, dijo la Senadora. Al momento de usar la tribuna, Silvano Aureoles complementó el llamado de Cocoa, “un componente fundamental de la política es la palabra, antes que papeles escritos o compromisos en documentos se encuentra la palabra. Quién dice una cosa y hace otra difícilmente puede lograr credibilidad”. Aprovechó para acusar de embaucadores a quienes usan la bandera de la honestidad valiente, “los que más presumen que no mienten y que no engañan son los mayores mentirosos”. Ya sabe a quién dedicó esa frase Silvano Aureoles.

A un lado de Luisa María Calderón su compañera Senadora, Mariana Gómez del Campo (que durante todo el evento estuvo intercambio puntos de vista y comentarios con el gobernador Aureoles); codo a codo Salvador Vega Casillas y José Manuel Hinojosa. Demasiada tensión se vivió entre los dos personajes, pues el líder estatal blanquiazul inició el procedimiento para expulsar de su partido al “gallo”, que respondió burlándose en todas las entrevistas de la pretensión de Hinojosa. También Pascual Sigala y Víctor Silva estaban en la primera fila; el primero con la representación de la legislatura local, y Corona acompañando siempre al ejecutivo estatal (de ahí partieron juntos a una gira de trabajo). Eduardo Sánchez, empresario y hombre cercano al proyecto político de Margarita Zavala, y también el secretario de administración del ayuntamiento, Yankel Benítez. El más aplaudido fue Don Luis Mejía, y orgullo observaba a su madre, Esteban.

Luego de que concluyó el acto protocolario del informe de la Senadora Luisa María Calderón, Silvano Aureoles Conejo, tardó poco más de media hora en abandonar el salón. Un número importante de asistentes se acercaban con una petición, a saludarlo o tomarse la foto del recuerdo; le acercaban niños para retratarlos, señoras lo piropeaban y muchos señores estrechaban la mano del mandatario.

Mencionamos este detalle, que en otro acto público sería normal, porque el 95% de los asistentes al informe de Cocoa ¡son militantes panistas! Conservadores, y algunos, duros críticos de la administración estatal, reconocieron en los dos personajes la determinación de dejar atrás las diferencias para comenzar a encontrar las coincidencias. Muchos panistas presumirán en sus redes sociales la foto con el gobernador.