La trágica verdad detrás del día de los Satos Inocentes

0
256

Cada 28 de diciembre hacemos bromas por ser el día de los inocentes, pero ¿alguna vez te has preguntado por que “festejamos” ese día?, esta celebración se festeja dentro de la semana del nacimiento de Jesús, la iglesia católica conmemora el octavo día la muerte de los Santos Inocentes en honor a los niños que fueron asesinados por ordenes del Rey Herodes ante su temor de perder su trono el 28 de diciembre.

El rey Herodes ordenó una matanza en Belén para acabar con todos los niños menores de dos años y asegurarse así de que el anunciado Mesías, futuro Rey de Israel, era asesinado.

Según la iglesia Jesús se salvó de esta matanza, gracias a que José, su padre, fue prevenido por un ángel. El hecho de que Herodes vivió muchos años convencido de que Jesús había muerto, dio origen a la tradición de hacer bromas y divertirse a costa de los demás.

Este día de duelo se mantuvo mucho tiempo para los los creyentes de la fe católica, pero en la Edad Media se convino con un rito pagado mejor conocido como la “Fiesta de los locos”, se dice que estas fiestas eran tan escandalosas, que la Iglesia, en su afán por calmar las excentricidades de sus participantes, decretó que se celebrara el día de los Santos Inocentes.

De esta forma se inició la unión pagano-religiosa, donde se  realizan bromas de todo tipo a los más descuidados, pueden ser hasta avisos pegados en la espalda al saludar a alguien hasta bromas insólitas que han terminado con los “inocentes” en un hospital, víctimas del susto.

En algunos países el día de los Santos Inocentes se celebra el primero de abril, la fecha probablemente se derivó de Francia a partir del siglo XVIII, pues al cambiar al calendario Gregoriano, muchos olvidadizos o conservadores, seguían ofreciendo regalos de año nuevo el 1° de abril, fecha cuando empezaba el año anteriormente