‘Hackean’ a Uber y les roban información de 57 millones de cuentas

0
87

Los ejecutivos de Uber deliberadamente tomaron medidas para ocultar el ataque cibernético de octubre de 2016, que expuso datos de 57 millones de personas, según un nuevo informe de Bloomberg.

Entre las medidas estuvo un pago de 100,000 dólares a los dos hackers que habían accedido a los datos a cambio de su promesa de guardar silencio y borrar la información, según el informe.

La empresa reconoció el martes que dos personas en octubre de 2016 habían accedido y descargado datos de 57 millones de usuarios y conductores que estaban almacenados en un sistema de infraestructura de terceros. La compañía dice que ninguno de sus propios sistemas fue violado.

Como parte del ciberataque, se accedió a los nombres y números de licencia de conducir de alrededor de 600,000 conductores, según Uber.

Además, la información de 57 millones de usuarios de la plataforma también estuvo expuesta, incluidos nombres, correos electrónicos y números de teléfono móvil, dijo la compañía en una publicación de blog.

Uber aclaró que no se accedió a otra información personal, incluidos los detalles de viajes o la información de la tarjeta de crédito.

Según Bloomberg, el entonces CEO de la empresa, Travis Kalanick, se enteró del incidente en noviembre de 2016, cuando estaba finalizando un acuerdo con la Comisión Federal de Comercio (FTC) por violaciones a la privacidad. La compañía optó por pagarle 100,000 dólares a los hackers, para eliminar la información y permanecer en silencio sobre el incidente, según el informe.

Como resultado, el nuevo director general de Uber, Dara Khosrowshahi, ha pedido la renuncia del director de seguridad de Uber, Joe Sullivan, y de un abogado que le reportaba.

Apenas el martes, Uber informó a la FTC el incidente de octubre. La FTC y Travis Kalanick no respondieron de inmediato a la solicitud de comentarios de Forbes.

Las últimas noticias sobre la violación de datos son sólo una de las muchas malas decisiones heredadas que Khosrowshahi ha tenido que manejar desde que Kalanick fue expulsado de la compañía en junio. La compañía se enfrenta a más investigaciones federales sobre sus prácticas comerciales y se prepara para enfrentar el juicio contra las acusaciones de apropiación indebida de secretos comerciales por parte de su rival Waymo el próximo mes.

“Nada de esto debería haber sucedido, y no voy a poner excusas para eso”, dijo el director ejecutivo de Uber, Khosrowshahi, en la publicación del blog. “Estamos cambiando la forma en que hacemos negocios, colocando la integridad como base de cada decisión que tomamos y trabajando duro para ganar la confianza de nuestros clientes”.