El FBI no investigó las denuncias sobre el tirador de la escuela de Florida

0
118

El FBI dice que no investigó un informe específico en enero que Nikolas Cruz podría estar planeando un tiroteo en la escuela.

La agencia dijo el viernes que el mensaje debería haber sido investigado a fondo porque era una amenaza potencial a la vida.

Cruz ha sido arrestado y acusado de matar a 17 personas en una escuela secundaria a principios de esta semana.

El 5 de enero, un informante cercano a Cruz llamó al FBI y proporcionó información sobre las armas de Cruz, el deseo de matar personas, el comportamiento errático y las publicaciones inquietas en las redes sociales.

El FBI declaró que la persona que llamó expresó su preocupación de que Cruz podría atacar una escuela.

El FBI también fue notificado sobre un comentario en un video de YouTube publicado por un “Nikolas Cruz” el año pasado. Investigó el comentario pero no determinó quién lo hizo.

Autor de masacre en escuela de Florida fue captado practicando tiro fuera de su casa

Han aparecido imágenes perturbadoras del presunto tirador de Florida Nikolas Cruz haciendo prácticas de tiro descamisado en un patio trasero mientras vestía una gorra de Make America Great Again, informa Newsweek.

El video, obtenido por CNN este jueves y presuntamente tomado por un vecino en octubre pasado, muestra que el joven de 19 años disparó balas en su patio antes de asegurar el arma en su cintura y caminar adentro.

Comentando el video, un reportero de CNN dijo que el sonido del arma en el metraje indica que Cruz estaba disparando una pistola de aire comprimido.

El periodista también dijo que habló con “alguien que vivía cerca de [Cruz]” y que afirmó que la policía había sido llamada a la casa del presunto atacante “varias veces por comportamiento extraño o a veces violento”.

Nikolas Cruz relata cómo perpetró el letal tiroteo en Florida

El adolescente acusado de utilizar un fusil semiautomático para matar a 17 personas en una secundaria de Florida confesó haber llevado a cabo uno de los tiroteos escolares más letales en Estados Unidos y haber ocultado municiones adicionales en su mochila, según un informe policial publicado hoy.

Tras matar a 17 personas y herir a otras 14, Nikolas Cruz huyó de la escuela e incluso se detuvo en un Subway y un McDonald´s antes de ser arrestado.

La policía está reconstruyendo la cronología de los eventos antes y después del tiroteo masivo en la secundaria Marjory Douglas en Parkland, Florida.

El alguacil del condado de Broward, Scott Israel, dijo que el joven de 19 años llegó ayer en un Uber a la escuela alrededor de las a las 14:19 de la tarde (13:19 hora de México). Hasta el momento no se tienen pruebas de que el conductor supiera lo que iba a ocurrir o estuviera implicado en la masacre, dijo el sheriff.

A partir de ahí, el ex estudiante de la secundaria Marjory Douglas ingresó al edificio principal, llevando un rifle AR-15 comprado legalmente y varios cargadores. Cruz comentó a los agentes que llevaba más cargadores a la escuela y que los mantuvo ocultos en su mochila hasta que llegó al campus.

En el reporte del departamento de policía del condado Broward, se afirma que Nikolas Cruz les dijo a los investigadores que disparó contra los estudiantes en los pasillos y en los terrenos de la escuela. Comenzó a rociar balas en aulas cercanas, ocasionalmente regresaba a ciertas habitaciones para golpearlas nuevamente.

Mientras los estudiantes empezaban a huir, Cruz decidió hacer a un lado su fusil AR-15 y el chaleco que traía puesto para poder mezclarse entre la multitud y pasar inadvertido, contó el adolescente. La policía recuperó ambas cosas.

Menos de 40 minutos después de que abrio fuego contra sus ex compañeros, Cruz dejó caer su rifle y su mochila y huyó de la escuela a pie, mezclándose con los estudiantes que corrían para salvar sus vidas.

El sospechoso incluso entró a un Subway dentro de un Walmart cercano y compró una bebida, dijo el sheriff. Luego fue a un McDonalds y se sentó áhí durante varios minutos mientras los servicios de emergencia atendían a las víctimas y la policía lo buscaba. Finalmente fue detenido en un área residencial a 3 kilómetros de la escuela a las 15:41 p.m. (14:41 tiempo del centro de México).

HUÉRFANO, DEPRIMIDO Y CON AFICIÓN A LAS ARMAS

Un día después del tiroteo se dio a conocer más información sobre el sospechoso. Nikolas Cruz era una persona solitaria que trabajó en una tienda de “Todo por un dólar”, se unió al programa escolar de preparación de reservas para las fuerzas armadas y publicaba fotografías de armas en Instagram, donde también traslucía su gusto por disparar a los animales. Al menos un estudiante dijo que sus compañeros de clase bromeaban que Cruz sería “el que dispare dentro de la escuela”.

Nacido en setiembre de 1998, Nikolas Cruz y su hermano fueron adoptados al nacer por una pareja de cincuentones, según el diario Sun Sentinel.

Su madre adoptiva, Lynda Cruz, murió de una neumonía a finales del año pasado, y Nikolas fue acogido por la familia de un compañero de clase en una casa en la que tenia su propia habitación.

El abogado de la familia de acogida, Jim Lewis, aseguró al diario que “no lo vio venir”.

“Lo acogieron diciéndose que así hacían una buena acción”, explicó. “Era un poco raro, estaba un poco deprimido después de la muerte de su madre pero ¿quién no lo estaría?”, estimó el abogado.

Un tipo “extraño” es uno de los calificativos más usados por los estudiantes de bachillerato del colegio que conocieron a Cruz, quien había recibido tratamiento psiquiátrico en una clínica de problemas mentales, pero luego dejó de ir.

Dakota Mutchler, una estudiante de 17 años que asistió a la escuela con Cruz, dijo que “había algo desagradable en él” y que al pasar a la secundaria comenzó “a volverse un poco más raro”, hasta el punto que llegó incluso a vender cuchillos que extraía de su mochila.

Vecinos de Cruz señalaron al diario Sun-Sentinel que habían tenido que llamar en varias ocasiones a la Policía por incidentes con el joven, algunos de ellos relacionados con disparos a pollos.

“CUERPOS EN EL SUELO Y SANGRE POR TODOS LADOS”

Cruz fue encausado por homicidio el jueves por el ataque en la secundaria de esta comunidad tranquila ubicada a orillas del parque nacional de los Everglades.

Fue el tiroteo más letal en una escuela del país desde que un hombre armado atacó una primaria en Newtown, Connecticut, hace más de cinco años.

Mientras tanto, los estudiantes pasaban apuros para describir la violencia que se desató en sus salones de clase durante un día normal justo antes de que la jornada terminara.

Catarina Linden, una estudiante de segundo año de 16 años, dijo que se encontraba en clase de matemáticas avanzadas el miércoles cuando comenzó el tiroteo.

“Le disparó a la niña que estaba junto a mí”, contó, y agregó que cuando finalmente pudo abandonar el salón de clases, el aire estaba lleno de humo de la pistola. “Pisé muchísimos casquillos. Había cuerpos en el suelo y sangre por todas partes”.

Entre los muertos están un entrenador de fútbol que también trabajaba como guardia de seguridad, un estudiante de último grado que tenía planeado asistir a la Universidad de Lynn y un director deportivo que participaba en su templo católico.

Algunos de los cuerpos continuaban dentro de la escuela el jueves mientras las autoridades analizaban la escena del crimen. Trece personas que resultaron heridas seguían hospitalizadas, incluidas dos en condición grave.

Se ordenó que Cruz permanezca detenido sin derecho a fianza durante una breve audiencia judicial.

Autor de masacre en escuela de Florida posó con gorra que decía ‘Make America Great Again’

El sospechoso del tiroteo escolar en Florida, Nikolás Cruz, posó con una gorra con el lema ‘Make America Great Again’, que hizo famoso el presidente estadounidense Donald Trump.

El joven de 19 años también buscó en Google “¿qué quiere decir Allahu Akbar?”, le gustaba vestir camisas patrióticas “extremas” y “odiaba el Islam”, según los informes.

El estudiante Ocean Parodie, de 17 años, le dijo a The Daily Beast que Cruz se burlaría de los musulmanes y los calificaba como “terroristas y suicidas”, informa Mirror.

Sospechoso de masacre en Florida enfrenta la justicia

Un huérfano de 19 años de edad que tenía su propio fusil AR-15 fue procesado el jueves por la mañana, acusado de perpetrar la peor masacre escolar en Estados Unidos en cinco años.

Nikolas Jacob Cruz fue acusado de 17 cargos de asesinato premeditado.

Ingresó en la cárcel del condado de Broward, aún vestido con la bata de hospital que recibió cuando se le había atendido por problemas respiratorios tras su detención.

El joven fue interrogado durante la noche antes de entrar en la cárcel.

Cruz era un antiguo alumno de la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, un suburbio de Fort Lauderdale.

Catorce sobrevivientes de la masacre seguían hospitalizados el jueves, mientras rescatistas extraían más cuerpos de la escuela y sus alrededores.

Los chicos en la escuela pensaban que se trataba de otro simulacro el miércoles a la tarde cuando sonó la alarma que les obligaba a evacuar el plantel.

Fue entonces cuando según las acusaciones, Cruz, con su fusil semiautomático, máscara de gas, granadas de humo y cuantiosa munición, abrió fuego contra los congregados, obligándolos a dispersarse en todas direcciones. Diecisiete personas murieron.

Es la peor masacre en una escuela en Estados Unidos desde que un joven atacó una escuela primaria en Newtown, Connecticut, hace más de cinco años.

El saldo de muertes total varía según la manera en que se contabilizan estos hechos, pero la agrupación Everytown For Gun Safety calcula que han ocurrido 290 masacres escolares en Estados Unidos desde el 2013.

Con el suceso ocurrido el miércoles, van 18 en lo que va de año. 

El presidente Donald Trump reaccionó atribuyendo el hecho a la salud mental de Cruz.

“Tantas señales de que el tirador de Florida sufrió una perturbación mental, incluso fue expulsado de la escuela por comportamiento errático. Los vecinos y compañeros de clase sabían que era un gran problema. ¡Siempre se deben informar tales casos a las autoridades una y otra vez!”, dijo Trump en un tuit.

 

 

 

Vía La Crónica