¡Descuartizados!

0
1396

Por: Juan José Rosales Gallegos

Morelia, Michoacán a 16 de noviembre de 2017.- La imagen es grotesca, irreal. A primera vista parece algo diseñado y desarrollado por una empresa de efectos especiales y maquillistas profesionales; en el terreno de la fantasía podríamos señalarlo como un trabajo artístico, pero es real. Ver las fotografías de cuerpos desmembrados resulta escalofriante. Del torso son arrancados los brazos, de los brazos las manos. Las piernas son partidas y quedan separadas de los pies. Se les corta la cabeza. Los que nacimos a mediados del siglo pasado identificamos la palabra “descuartizador”, con un personaje ficticio de una novela de suspenso. Actualmente, el vocablo es descriptivo de una macabra realidad.
Destazar a un ser humano es un acto de elevada crueldad, de maldad sin límites, el retrato inhumano del terrorismo. El miércoles  15 de noviembre dos cuerpos fueron abandonados en plena calle, uno en Zamora y otro en Cotija, en bolsas como si fueran basura. Los asesinos buscan que las imágenes se difundan y sembrar el terror entre la población; que el temor les permita camino libre para seguir cometiendo sus fechorías. Terrorismo.