Descabezando las Noticias

0
78

Por: Alfonso Miranda Román.

OFRECER NO EMPOBRECE.

Para lograr ese objetivo hace falta mucho más que gritos de conciencia, hacen falta quinientos años, más dos siglos que llevamos de independencia. Mejor aún, como un milenio para lograr la educación, la cultura de los europeos y desechar la simulación.

El mundo no es habitado por las mismas razas e individuos, por eso cada quien en dueño de su libertad y albedrío. Pero, principalmente, el factor más decisivo es estar conscientes de ello y comenzar a andar el camino. Lástima que actualmente, los políticos nos quieren hacer creer que no necesitamos echar las redes al lago para convertir los peces en pescados y así tener qué comer.

Ellos administrarán las raciones que cada comunidad requiere, así les vivirán agradecidos y los elegirá toda la plebe. No elegimos nuestras autoridades para que nos mantengan medio vivos, las elegimos y les pagamos para que estimulen el convivio.

Hay religiones que agradecen al Creador que del universo que los humanos padezcamos en vida para gozar cuando hayamos muerto.

“Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto sacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada”: ALISSA ZINOVIEVNA ROSENBAUM. (AYN RAND, 1905-1950)