De manera histórica, los códigos han regido a la civilización

0
34

Morelia, Michoacán, a 7 de diciembre de 2017.-Existen dos códigos reconocidos como los más antiguos del mundo: la Biblia y los textos en Derecho desarrollados por los romanos alrededor del siglo III d.c., normas y conceptos que rigieron desde la antigüedad a la civilización humana en materia de impartición de justicia y como fuente de aprendizaje para los juristas, afirmó el investigador español Carlos Petit Calvo.

Doctor en Derecho por las Universidades de Sevilla y Bolonia, Carlos Petit Calvo brindó una conferencia magistral en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, dentro del Proyecto de Enseñanza de la ciencia del Derecho que se desarrolla en dicha dependencia, invitado por el director de la Facultad, Héctor Chávez Gutiérrez, el secretario Auxiliar de la Universidad, Héctor Pérez Pintor y el ex rector y catedrático distinguido Jaime Hernández Díaz.

Profesor de las universidades de Sevilla, Huelva y Barcelona, Petit Calvo explicó los orígenes y significado de la palabra “código”, los materiales con los cuales se elaboraban en la antigüedad, hasta considerarse como un conjunto de leyes inamovibles, base de las decisiones de quienes ejercían la jurisprudencia.

Indicó que los códices más antiguos contenían los libros que conforman la Biblia, así como estudios de autores romanos en materia de Derecho Civil. Con el tiempo y la invención del papel, los códices o códigos se aglutinaron en libros rústicos a partir de tejidos animales, hasta llegar a la utilización del papel.

El idioma fue siempre el latín, externó, ya que se consideraba el idioma universalmente conocido, por lo que los códices fueron traducidos a diferentes idiomas hasta la culminación de la Revolución Francesa, cuando la ideología de libertad e igualdad llevó a la impresión de pequeños libros para que cualquier persona pudiera conocer la ley.

En la Sala Miguel Mesa de la Facultad de Derecho, el también profesor invitado en varias universidades de Europa y América, explicó la evolución de los contenidos de un código, para concluir que en los albores del siglo XXI los códigos están referidos a la garantía de los derechos humanos, con la salvedad de que pueden modificarse o derogarse por los poderes Legislativo y Ejecutivo, además de poder ser sujetos de amparo por parte de cualquier ciudadano.

Carlos Petit Calvo ha desarrollado a lo largo de su vida académica como líneas de investigación: la Historia del derecho mercantil, privado, visigodo, historiografía e historia de las disciplinas jurídicas.

Entre sus más recientes publicaciones se encuentran los siguientes títulos: “Historia del Derecho Mercantil”, “Fiesta y contrato. Negocios taurinos en protocolos sevillanos (1777-1847)”, “Rafael de Ureña, La legislación gótico-hispana,” “Ivstitia gothica. Historia social y teología del proceso en la Lex Visigothorum” y “Max Radin, Cartas romanísticas (1923-1950. Estudio y edición, con una nota de lectura sobre California y el Derecho romano”, entre otras.