A honrar la memoria de Zapata haciéndole justicia al campo exhorta Lucila Martínez

0
0

 

El mejor homenaje que se le puede hacer a Emiliano Zapata, es combatiendo la desigualdad y luchando por el desarrollo del campo, generando bienestar y justicia social a aquellos sectores sociales con los que nuestro país está en deuda, afirmó la integrante de la LXXIV Legislatura Local, la diputada Lucila Martínez Manríquez.

En el marco del centenario del Aniversario Luctuoso del General Emiliano Zapata Salazar, luego de asistir a la localidad de Cuatro Caminos en el municipio de Múgica, en donde se rindió homenaje al Caudillo del Sur, remarcó que el legado Zapatista continúa vigente, ya que los indicadores de desigualdad en México, no se han logrado disminuir.

Por ello, llamó a retomar los ideales de la lucha del general Emiliano Zapata y hacerle justicia al campo, el cual es uno de los grandes pendientes en la agenda nacional.

La diputada integrante de la comisión de Desarrollo Sustentable y Medio Ambiente en el Congreso del Estado, puntualizó que la mejor manera de honrar la memoria de Zapata es coordinando acciones y logrando la igualdad social para ofrecerle a millones de mexicanos una alternativa de un presente y futuro próspero y feliz.

Reiteró que en nuestro país, un gran pendiente histórico es la atención y apoyo al campo y recordó que a través del Plan de Ayala, el Caudillo del Sur defendió la redistribución de la tierra de los pueblos, de las comunidades indígenas y de los campesinos, con lo que en los hechos propugnaba la transformación de las bases económicas y políticas del régimen mexicano, pero hoy en la actualidad en vez de fortalecerlo, se les tiene en un segundo plano, tal y como se vio en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Por lo anterior, Lucila Martínez urgió a que, en México en este nuevo gobierno se generen las políticas públicas adecuadas para la atención al campo, así como para el impulso y progreso de las comunidades indígenas y campesinos, con acciones integrales y de fondo y no con apoyos, que sean paliativos.

De acuerdo con las cifras oficiales, en nuestro país son más de cuatro millones de hectáreas las que se encuentran en una situación de abandono, porque los trabajadores del campo decidieron dejarlas, al no encontrar apoyos para producirlas, por lo que optaron por emigrar al vecino país del norte en busca de mejores oportunidades.

Aunado a que, el INEGI reporta que el 65 por ciento de los habitantes del campo viven en pobreza, lo que ha generado que en México con el paso de los años, pierda más y más trabajadores agrícolas.

En ese contexto, remarcó que es urgente que se retomen los ideales de Zapata, quien tenía la visión del desarrollo del país a partir del apoyo a los del campo, ante lo que se hace apremiante que las políticas públicas que se emprenden tengan como objetivo el rescate y hacerle justicia a los campesinos y a los indígenas, para que mejoren las condiciones de vida todos los grupos sociales desprotegidos, en particular de aquellos que se desarrollan en el sector rural.